LA FALTA DE DESEO y (III)

8 agosto 2010 at 2:06 pm (50 cosas que)

OTRAS CAUSAS.-

El temor a la intimidad también puede originar pérdida del deseo sexual, y en ocasiones se utiliza la distancia como refugio contra el vínculo demasiado cercano; esta situación es frecuente en personas que han sido heridas y temen que esta situación se reitere. Una buena relación sexual profundiza el sentimiento de intimidad, mientras que la ausencia de contacto puede mantener una sensación de seguridad emocional. En los casos en que la pérdida de la libido se debe a este motivo, se produce en general, cerca del inicio de la relación, especialmente cuando la pareja se casa o comienza a convivir.

Muchas mujeres se enamoran por primera vez durante la mediana edad, y algunas de ellas experimentan en este momento por primera vez una pérdida de la libido. Para otras, la disminución del interés sexual simultánea a la profundización de la relación es un modelo establecido: estas mujeres suelen tener relaciones sexuales excelentes con hombres no “disponibles”, por ejemplo, casados, ya que éstos restrigen el nivel de intimidad y disminuyen, así, el temor de la mujer a que la relación la sobrepase emocionalmente.

En ocasiones, algunas mujeres eligen a sus compañeros por determinadas características, como su generosidad, o la estabilidad que representan, sin haber experimentado jamás deseos sexuales hacia ellos. Algunas veces, incluso, la disparidad entre los niveles de interés sexual de los miembros de la pareja se confunde con la ausencia de deseo. Si bien para algunas personas una relación sexual semanal es suficiente, para otras el ideal oscila entre 3 y 5 veces por semana.

Estas discrepancias adquieren otras significaciones, que pueden tener que ver con ciertos factores como el grado de cariño que se siente por el compañero, sin que tengan relación con el nivel general de interés sexual. Las mujeres que han sufrido algún tipo de trauma sexual, como violación o abuso infantil, comienzan, con frecuencia, a evitar los contactos íntimos. Lo sorprendente es que esta situación puede presentarse cuando están estrechamente comprometidas en una relación estable.

En realidad, explica, estos traumas pueden permanecer durante años en estado latente, y surgir en cualquier momento de la vida. Por otra parte, las mujeres que han sido educadas con severas prohibiciones religiosas contra el sexo pueden mantenerlas durante toda la vida si no existen estímulos que las contrarresten. Para muchas mujeres la falta de interés sexual no representa un problema; por ende, tampoco debe serlo para sus médicos. En la mediana edad, muchas mujeres adquieren otros intereses, y se sienten realmente aliviadas de no verse distraídas por urgencias sexuales.

DIAGNÓSTICO.-

Algunos factores que deben tenerse en cuenta en el diagnóstico son la evolución del problema, es decir, si es de inicio reciente o se produjo en todas las relaciones estables; los antecedentes de deseo sexual por el compañero actual, en ese caso, momento en que se percibió una disminución, relación con circunstancias vitales determinadas, como problemas laborales, conyugales o con los hijos; enfermedades o cambios de medicación previos al inicio del trastorno; y momento en que se inició el trastorno en relación con el ciclo menstrual.

Es importante saber sobre el interés sexual de la mujer por otras personas aparte de su compañero, la presencia o ausencia de fantasías sexuales, y la frecuencia de masturbación. También debe preguntarse el motivo por el cual ella cree haber perdido el interés en el sexo: es probable que la etiología sea hormonal o farmacológica.

TRATAMIENTO.-

Básicamente, existen 3 enfoques de tratamiento para la pérdida de la libido; la elección depende de la causa, o causas, del problema. El tratamiento médico es pertinente cuando la medicación es la causa de la pérdida del deseo sexual, o cuando el trastorno se basa en disponibilidad insuficiente de estrógenos o de testosterona. La terapia de pareja es el tratamiento más eficaz para los problemas vinculares, incluyendo las luchas por el poder dentro de la pareja, las dificultades en la comunicación y cualquier otra alteración de la intimidad.

No obstante, una vez solucionadas estas cuestiones puede ser necesario implementar un tratamiento dirigido concretamente a reestablecer el contacto sexual. La psicoterapia individual es el recurso más eficaz para las pacientes con antecedentes de traumas sexuales, los trastornos relacionados con la imagen corporal, o el temor a la intimidad o al envejecimiento.-

Salu2.-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: