PARA GWYNETH PALTROW.-De Corazón.-

23 abril 2010 at 10:32 pm (Personal)

Querida Gwyneth Paltrow, con todos mis respetos. Acabo de leer en prensa digital, que andas muy preocupada por una serie de síntomas palpables, como que eres muy perfeccionista con todo y preocuparte en exceso de las cosas, y que si estas cosas, – estoy de acuerdo contigo- no se tratan con profesionales en la materia pueden acabar, como tú bien dices muy mal.

Mira la vida como veras, es más corta de lo que imaginamos, y cuando menos te lo esperas, “salta la liebre”, o “te  coge el toro”, y ya no hay vuelta atrás. Me supongo que dispondrás de ayuda en casa, debido principalmente, al trasiego de viajes y películas, pero aún así te preocupa que todo esté en su sitio, limpio, y correcto. Yo conozco a varias personas que cuando terminan de limpiar un Domingo por la mañana, con el marido y los niños esperando en la puerta, todavía sale con un paño en los pies arrastrándolos para que no quede “ni una molécula” de polvo.

Creo amiga, que hay que corregir, en cierta manera, digamos, “esta exageración “ porque se puede tener todo perfecto sin llegar a ser una “esclavitud” y un sin vivir.

Te diré, estando casado con mi mujer y mis dos queridos hijos, se nos presentó un enorme problema, de carácter médico a mi esposa, que la paz que teníamos la destrozó por completo.

Tras cerca de siete años, “trabajando” el problema, en distintos centros médicos, con más de doscientos mil Km.recorridos, esperas, análisis, radiografías, quimioterapia, tratamientos, hasta la extenuación, sin tregua para nada que no fuera estar en un hospital. Muchas veces a través de las ventanas del hospital, veía a los gorriones saltando tan alegres de rama en rama, y yo me preguntaba, ¡ Dios mío esto cuanto durará !

Yo me preguntaba, que cuando iba a estar con mis hijos, cuando me iba a tomar un café tranquilo, con música, a ser posible, y aliviar el enorme peso en mi espalda que me ahogaba, ¡ sólo eso !, yo no quería un viaje a New York, ni nada por el estilo… sólo un café, con música, a ser posible.

Terminó, pues mal. Tengo a mis hijos que es la herencia más hermosa de mi vida y una nueva vida.

Todo este episodio me ha enseñado a valorar las cosas, mucho, por pequeñas que sean. Una simple cerveza con gente querida, un concierto de música clásica, de Jazz, de ballet, o simplemente pasear por el paseo marítimo que lo tengo cerca. Sólo eso.

La vida es demasiado corta y hay que aprovecharla, sin “calentarse” mucha la cabeza. Cosas sencillas, querer y que te quieran, es lo máximo.-

Después del tiempo transcurrido, hay muchos momentos de la vida cotidiana, que ante una escena de una película, una obra de teatro, o en un concierto de música clásica, tengo una ganas de llorar inmensas, porque estoy disfrutando de un momento feliz, y me acuerdo de los peores momentos, quizás también me pase factura, “el escudo” que he utilizado para no transmitir, angustia o desánimo ante  Ella o mis hijos.

MORALEJA: No hay que preocuparse en exceso por la cosas, si hoy no, mañana, o el otro, todo tiene arreglo menos la muerte

Quizás habría que disfrutar los momentos, el día a día y lo demás ya se arreglará.

Un beso mujer.

Salu2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: